Exotismo tailandés

Por: Armando Mixcoac

¿Te imaginas qué pasaría si todos nos conformamos con lo que tenemos y no buscáramos la forma de impactar en la vida de los demás? Es cierto, uno no elige lo que le toca en la vida, pero sí puedes tomar eso y transformarlo. El voluntariado es una acción increíble que permite ayudar a tantas personas en diferentes partes del mundo y con situaciones de vida muy disímiles. Puede parecer que eres tú quien va a diferentes regiones, con personas desconocidas, a «ayudar»; pero después de estas experiencias te das cuenta que quien sale más beneficiado eres tú.

En Nomad Republic ponemos a tu alcance oportunidades de voluntariado que además incluyen el extra de llevarte a recorrer el mundo y participar en programas que repercutan de manera positiva en el medioambiente. En esta ocasión te proponemos la aventura de viajar a Tailandia, un místico y exótico país asiático con muchísimas maravillas para sorprenderte. Tailandia tiene de todo: desde templos budistas perdidos entre la vegetación, reservas naturales, pasando por playas de arenas prístinas y mares azules, mercados para comprar souvenirs exóticos, hasta enormes rascacielos o casas flotantes en los ríos.

Si alguna vez has tenido la oportunidad de probar la comida thai sabrás que la gastronomía es otro de los fuertes atractivos de este país: se caracteriza por un sabor picante, especiado, sus deliciosos olores y la brillante combinación de ingredientes que se presenta en cada plato. Imagina que tienes la oportunidad no sólo de comerla, sino de aprender a prepararla de primera mano con los habitantes del lugar. ¿A poco no se te hace agua la boca?

Conocerás Tailandia por sus más pequeños recovecos: desde la ciudad cosmopolita y bulliciosa que es Bangkok hasta los tranquilos poblados del norte donde antes que a tus propios pensamientos podrás escuchar a la naturaleza. Dentro de sus templos, te asombrarás ante la clarividencia de la religión budista, la devoción de sus practicantes y la exquisitez con que están construidos estos monumentales y antiguos centros religiosos. Si te interesa la naturaleza, podrás viajar entre sus bosques tropicales y descubrir animales milenarios como los elefantes y tigres, aquellos que volvieron al Oriente un lugar mítico en los relatos de la antigüedad. Por si todo esto no te convence y eres más de los que buscan ambientes relajados, en las playas tailandesas hay también una amplia gama de actividades para hacer, la más destacada, quizá, contemplar un agua de color azul turquesa que constantemente se mezcla con arenas blancas y suaves, todo bajo un clima envidiable, cálido y tropical.

A todo lo antes descrito suma ahora la oportunidad de formar parte de un grupo internacional y multiétnico, conocer personas de muy distintos ambientes y regiones del mundo y con ellos hacer algo en favor de los poblados tailandeses: enseñar inglés, ayudarles a dar mantenimiento a sus hogares, apoyar en la reconstrucción de comunidades y hábitats naturales para animales, asistir en el cuidado de niños, impartir educación ambiental que ayude a estas personas a prosperar en todos los sentidos.

Estamos seguros que se trata de una experiencia determinante y por ello te invitamos a que nos contactes, para que aprendas más de ésta u otras oportunidades y empieces a formar parte de una comunidad de voluntarios que tiene muchísimo que ofrecer a todo el planeta:

 

VIAJA CON CAUSA A TAILANDIA


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados