15% de descuento usando el código VIAJACONCAU5A. ¡Por tiempo limitado!

Conservación de elefantes en Tailandia

nomad_republic_voluntariado_viaje_conservación_elefantes_tailandianomad_republic_voluntariado_viaje_conservación_elefantes_tailandia

Viajar a Tailandia es una de esas cosas que no se hace cada fin de semana, y menos para ir como voluntario a un programa dedicado al cuidado de los elefantes.

Mi nombre es Ricardo y fui voluntario en Huay Pakoot por un mes, ha sido toda una experiencia y una aventura así que trataré de darte algunos consejos y contarte sólo un poco de lo que viví en Tailandia.

Llegando al aeropuerto lo primero que te recomiendo es que cambies dinero para tu estadía y que compres una tarjeta SIM, no son nada caras y te va a ayudar a mantenerte en contacto por el tiempo que estés ahí. Te van a recoger en el aeropuerto para llevarte a un hotel donde compartes habitación con el resto de voluntarios que lleguen esa misma semana que tú. 

Si pueden en la noche vayan a dar una vuelta al “Night market” para que conozcan un poco de Chiang Mai que es una ciudad súper turística y bonita.

El domingo en la mañana te espera un viaje de unas 7 horas hasta la aldea, en el viaje harán una parada en un supermercado para comprar provisiones para las próximas dos semanas, yo te recomiendo que solo compres unas botanas ligeras para acompañar el desayuno y para las tardes entre lunch y cena.

En la aldea te van a dar 3 comidas al día y en la base hay todo lo necesario para que tú te puedas preparar algo (agua hirviendo, tostadora, microondas, sartenes y hasta un mini horno).

El mismo domingo te van a asignar una casa donde quedarte y te van a presentar con la familia, déjame decirte que esta parte es algo súper padre, vas a vivir con ellos, por lo tanto vas a dormir como ellos, bañarte como ellos y comer lo que ellos cocinan para ti (no hay problema si eres vegetariano, ellos te cocinarán algo para tu dieta). Al principio cuesta algo de trabajo, tal vez te vayas a preguntar “¿Por qué decidí venir a este lugar?” pero estando ahí te das cuenta de lo poco que necesitas para vivir feliz. Muy pocas casas tienen regaderas, así que lo más probable es que te toque bañarte a cubetazos con agua bien fría, te va a tocar usar los excusados raros que usa la gente de la aldea y de vez en cuando algún bicho te dará sustos en la noche (nada que pueda hacerte daño).

Los días empiezan temprano, el desayuno llega a la base 6:30 y las caminatas hacia los elefantes se van, con o sin ti, a las 7:30 así que te recomiendo poner tus alarmas. A veces tienes transporte hacia donde están los elefantes, pero la mayoría de veces tendrás que caminar hacia donde están, algunos están cerca del camino y otros están en medio de la jungla (literalmente) así que llévate unas botas confiables. La convivencia con los elefantes es algo para lo que no tengo palabras y prefiero no entrar en detalles para que lo vivas tú en persona. En general vas a estar monitoreando su comportamiento, dándoles de comer y ayudando con los chequeos de salud. Son animales magníficos y estar cerca de ellos es algo que dudo que olvides, son muy cariñosos e inteligentes así que aprovecha cada segundo a su lado.

No te olvides de llevar una mochila que puedas llevar a las caminatas y ropa que sea cómoda y resistente, por que lo más probable es que en tus primeras caminatas en la jungla te des más de un azotón.

Enseñar inglés a los niños en la primaria es una grandísima parte del proyecto, es opcional pero te recomiendo que lo hagas cada que puedas, en serio te sientes realizado y en paz después de convivir con todos los niños en la escuela.

Los miércoles puedes decidir sustituir tu caminata con elefantes por ir a la guardería y al jardín de niños, esto va a depender de tu paciencia y tu amor a los niños, personalmente era mi actividad favorita en la aldea y las sonrisas de los niños al verte se queda contigo por mucho.

Los fines de semana puedes elegir entre quedarte en la aldea o ir a quedarte un par de días en Pai o Chiang Mai, que son las ciudades más cercanas. Esto va a depender mucho de ti y del grupo con el que estés, en mi opinión vale la pena salir a divertirse y conocer las ciudades pero también es válido quedarse en la aldea a disfrutar de tranquilidad y paisajes. Si quieres puedes sugerir al staff hacer una caminata opcional para ver el amanecer o para ver la puesta de sol, ambas valen muchísimo la pena.

En la aldea hay 4 tiendas en las que puedes comprar un refresco, botana, cigarros o alguna otra cosa básica que se te haya olvidado comprar en Chiang Mai.

Platicar con la gente de tu grupo y conocerlos es algo que va hacer que disfrutes mucho más tu estadía en la aldea, te recomiendo que socialices lo más posible, ya que, en mi caso me llevo amigos para toda la vida y de todo el mundo. 

Como consejos en general que creo te pueden ayudar: Lleva repelente de insectos suficiente (de preferencia natural no químico), el único refrigerador que hay muchas veces no sirve, vas a andar descalzo casi todo el tiempo así que ve practicando, si tienes una buena cámara llévala que hay paisajes sin comparación, si le dices a la familia de tu casa que comes picante ten cuidado que es muy picante, no necesitas ningún adaptador para tus cargadores, lleva una pila portátil, en la aldea puedes estar sin gastar un solo baht pero te recomiendo calcules unos 80 bahts (45 pesos) por día por si quieres ir a alguna tienda y comprar una cerveza o algo.  

Ricardo

VIAJA CON CAUSA A TAILANDIA